«Señor periodista. Reaccionando a Cubadebate»

Desenredando la red de redes, tropecé con un artículo del Sitio Web Cubadebate, sitio oficialista del estado cubano, con el título

«La verdad sobre los médicos cubanos: “Curarían hasta al hijo de Bolsonaro”

http://www.cubadebate.cu/especiales/2019/08/27/la-verdad-sobre-los-medicos-cubanos-curarian-hasta-al-hijo-de-bolsonaro/#.XWYduECZKyX

algo atrevido por demás este señor, al intentar plantear la verdad -sin entrar en concepciones filosóficas- de algo que garantizo, únicamente conoce  la punta del iceberg, siendo así, este caballero solo nos muestra dos cosas, primero: su verdad, que por serlo no tiene que ser la única o la real; segundo: lo que se le permite y orienta escribir en un medio oficialista cargado de censura como es costumbre en la prensa de la isla. Por tanto ya no sería una verdad pura, sino manipulada, tan o más manipulada que la que presenta ese terrorismo mediático contra el que pretenden luchar.

Ante todo, aclarar que no tengo nada en contra de la Medicina cubana, la cual respeto y considero de excelente calidad,  no hablo de las carencias materiales -ya sea, en insumos médicos o inmuebles- sino del médico en sí, ese profesional de buena preparación  con esa manera peculiar que tienen de llegar al paciente, su capacidad de generar empatía y ver al enfermo no como un cliente sino como un ser humano; llegado este punto no faltará el Revolufans que diga que es gracias a la formación recibida en nuestro país socialista, que las ideas del Comandante y bla, bla, bla…hasta cierto punto no le faltará razón, siendo justo lo cortés no quita lo valiente, sin embargo, les pregunto ¿Creen Uds que un médico que tenga un salario justo y digno, se vería obligado a «prostituir» sus conocimientos, alejarse de su familia y seres queridos, exponer su vida en lugares desconocidos, generalmente de alto riesgo? No digo que no exista aquel que de buena voluntad quiera hacerlo, pero no es la mayoría, me atrevería a decir que ni el 10%. 

El personal profesional de salud cubano sale por necesidad! no por solidaridad proletaria, no nos engañemos. 

Reaccionando

Entrando en materia, el artículo en cuestión comienza atacando a la actual administración norteamericana de rozar el absurdo por acusaciones en contra del gobierno cubano, por motivos de:

explotación y esclavitud moderna en torno a los médicos que trabajan fuera de la isla caribeña. Luego de un intento patético por  «virar la tortilla» y convertir los acusadores en acusados, mencionando la «narrativa» de Mike Pompeo, una leve mensión al «chantaje» de Jair Bolsonaro, pasando por el gastado argumento de la educación gratuita en Cuba hasta la imprescindible insinuación a la «gusanera miamense». Este artículo no deja de ser más que un ridículo y pueril gesto de quitarse un golpe de encima, un niño en su rabieta gritando: es mentira!

Una aclaración necesaria

Quisiera  hacer un paréntesis y traer a colación tres conceptos para que de esta forma les resulte fácil realizar un mejor análisis y razonamiento. 

Explotación en su primera acepción f. Acción y efecto de explotar. 

Explotar 3. tr. Utilizar abusivamente en provecho propio el trabajo o las cualidades de otra persona. 

Por último informarle al lector que actualmente la Organización Internacional del Trabajo (OIT) habla de  «Esclavitud moderna» para denominar una situación de explotación a la que una persona no puede negarse debido a amenazas, violencia, coerción, abuso de poder o engaño.

Una vez aclarado estos puntos comenzaré por la primera interrogante que lanza este periodista

«¿Explota Cuba a sus médicos y médicas? ¿Se queda con más de la mitad de su sueldo?»

La respuesta es un rotundo: Si! Los profesionales cubanos trabajan en el exterior en situación de explotación, ya que terceros en el poder, se benefician de su trabajo y habilidades, además de que viven bajo amenaza, coerción y abuso de poder (sin mencionar las condiciones de vivienda y alimentación sobre todo del personal que ejerce en Venezuela) los medios utilizados para estos fines, aunque muy sutiles son reales, dirigidos a la psiquis, constituyen una agresión psicológica no física.

La mentira tiene patas cortas…

Señor periodista, se estará preguntando en que me baso para semejante denuncia. Le explico, es conocido que la Misión Médica en Venezuela -por poner un ejemplo- cuenta con un «Jurídico» en cada estado, nombre que recibe el funcionario de Seguridad del Estado de turno. La labor de estos personajes es ejercer control sobre la «propiedad» del gobierno, por supuesto que cuentan con la ayuda de Coordinadores y miembros del PCC. El esquema de seguridad existente es fácilmente vulnerable, por lo que cientos de médicos a lo largo de estos años han logrado liberarse y partir, en su gran mayoría, hacia los Estados Unidos bajo el amparo del Cuban Medical Professional Parole (CMPP), programa que finalizó la administración Obama a su salida del poder, en el año 2017. Como medida coercitiva más temida encontramos la sanción de 8 largos años sin entrar al país que los vió nacer, siendo tratados estos mal llamados «desertores» como personas no admisibles en territorio nacional con todo el rigor que esta condena implica.

Señor periodista, el gobierno socialista se queda con más de la mitad del sueldo que reciben estos profesionales, dinero que muchos de ellos piensan, no va al sector de la Salud dada la falta de materiales médicos y la deplorable condición de los hospitales, de recibir el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) una fracción de este suculento pastel, sería esta muy pequeña, tengan en cuenta que la suma de las ganancias en todos estos años es millonaria.

En el contrato firmado por los médicos que prestaban servicios en Brasil, quedaba establecido que mensualmente  recibirían un estipendio de 2976,26 reales. Pero pongan atención, la cifra que entraba a la cuenta bancaria, lo que pagaba Brasil a cada médico, rondaba los 12 000 reales, por lo que queda claro que más del 70 % era desviado a las arcas del gobierno cubano -en el mejor de los casos- aún así la ganancia obtenida para estos médicos era de hasta 14 veces el salario percibido en Cuba, razón que justificaba su permanencia en el Mais Medicos. 

Ahora hablemos de otro excedente que nadie sabe que bolsillo terminó enriqueciendo. Al llegar al gigante sudamericano estos galenos debían recibir en su primer mes una «ayuda de costo», cuyo fin era adquirir artículos del hogar y de estudio. Dependiendo del lugar asignado para trabajar esta ayuda monetaria oscilaba entre los 15000 y 30000 reales, de los cuales solo les fueron brindados 4000 reales. La pregunta es obvia ¿dónde terminó todo este dinero? 

La Comercializadora. Hipocresía, mercantilismo y salud

Señor periodista, debo decirle que me asombra el cinismo con que habla sobre la «empresa» de Servicios Médicos Cubanos, omitiendo a propósito la palabra Comercializadora, la que da a la Sociedad Anónima su verdadero carácter mercantilista, y es que la Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos S.A (CSMC S.A) sociedad mercantil de capital totalmente cubano, es la encargada de negociar con todo lo referente a la salud, entiéndase «misiones» médicas, programas de estudio para becarios extranjeros, venta de medicamentos, etc. ¿Realmente pensaste que esos estudiantes formados en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) lo hicieron gratis? quizás el estudiante no pagaba un peso, pero el gobierno de su país pagó a Cuba por esa formación médica, ya sea por medio de divisas o acuerdos bilaterales.

Señor periodista, en sus desvaríos Ud habla sobre la gran cantidad de indígenas de la Amazonía brasileña que mueren de enfermedades curables, pero le recuerdo que fue el gobierno cubano, quien de manera unilateral e inmediata decidió sacar a estos profesionales del país. ¿Dónde quedó la tan cacareada solidaridad hacia el más desfavorecido? 

También se refiere al hijo del político chileno Andrés Allamand y la posición tomada por Fidel Castro ante su estado de salud. No entiendo el motivo de dicha referencia, pero gastaré unas líneas en  comentarle mi punto de vista. Más que un acto humanitario, veo una jugada en el ajedrez político del estadista cubano. Recordemos que Castro fue un político muy pragmático, muy inteligente en sus movimientos, aún desde su tumba se siente la sombra de su legado -por llamarlo de alguna forma- en una Cuba llena de «achaques». Solo veo un jefe militar, un caudillo que mueve los medios del país a su antojo, como si de su finca se tratara, por ende el sector de la  Salud también es de su propiedad, y puede ofrecerlo o hacer con él lo que mejor le plazca de acuerdo a sus planes.

Señor periodista, no dudo que un médico cubano atienda -no a los hijos- sino al mismísimo Donald Trump o Jair Bolsonaro, con el amor y entrega que depara su vocación, no porque así lo dicta un sistema, sino por algo más alto, un juramento ético ante la Sociedad. 

La cruda realidad, es que la Medicina, es hoy para el Gobierno de la República de Cuba su principal rubro económico y el Médico un recurso más que explotar. 

Contrato para Programa Mais Medicos.
Observe el estipendio que recibían médicos cubanos en Brasil.
Tomado del sitio de la CSMC S.A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *