A puertas cerradas, Bruselas y La Habana celebran su diálogo formal sobre derechos humanos

La Unión Europea (UE) y el Gobierno de Cuba celebraron el jueves su segundo diálogo formal sobre derechos humanos en Bruselas, en virtud del Acuerdo sobre Diálogo Político y Cooperación (ADPC), según un comunicado difundido por el bloque europeo.

EU and Cuba hold Human Rights Dialogue

On 3 October, the EU and Cuba held their second formal Human Rights Dialogue in Brussels under the EU-Cuba Agreement on Political Dialogue and Cooperation (PDCA).The dialogue provides a structured framework to discuss openly and in a constructive way the human rights situation in both Cuba and the EU and a platform to explore cooperation in multilateral fora on shared human rights challenges. The EU and Cuba maintain regular informal exchanges on human rights beyond the formal dialogue.  In his opening remarks, EU Special Representative for Human Rights, Eamon Gilmore highlighted that human rights «remain at the centre of EU-Cuba bilateral relations, as reflected in the PDCA».  The objective of the Dialogue was to enhance bilateral engagement in areas where there was potential for making progress, because “in complex international situations, we can achieve more when we break down barriers and work together”.  During the dialogue, the two sides discussed the issue of freedom of expression and access to information offline and online. Discussions also covered the right to participate in the conduct of public affairs in the EU and in Cuba. The EU underlined the importance that all citizens can freely associate, express their views and participate in public life. The EU and Cuba addressed the rights of vulnerable groups, where the EU stressed the need to ensure the totality of the political, economic and social rights for all. The parties also discussed the promotion of gender equality and respective policies to fight against gender-based violence. The EU reiterated its commitment to work with Cuba on achieving societies where all people can thrive, regardless of their gender.  Finally, both parties explored opportunities for closer EU-Cuba cooperation in multilateral human rights fora, such as at the Human Rights Council and the United National General Assembly Third Committee. The EU and Cuba furthermore exchanged views on the implementation of the recommendations of last years’ Universal Periodic Review of Cuba.  The EU and Cuba agreed to explore further collaboration through technical assistance and the exchange of best practices, including on combatting violence against women, modernising the regulatory framework and improving access to the internet. The EU underlined the value of involving a broader spectrum of civil society organisations to share their specialised knowledge and experiences to find common solutions to shared challenges. The Dialogue was preceded by a civil society seminar on 2 October, where representatives of Cuban and European civil society exchanged views in particular on the topics ofcombatting gender-based violence and on the protection of families. The parties also visited a centre for the prevention of gender-based violence and rehabilitation of victims in Brussels to exchange best practices and explore avenues for cooperation.  The EU delegation was headed by the EU Special Representative for Human Rights Eamon Gilmore and included Deputy Managing Director for the Americas of the European External Action Service (EEAS), Hugo Sobral, as well as other representatives of the EEAS. Rodolfo Reyes Rodríguez, Director General for Multilateral Issues and International Law of the Cuban Ministry for Foreign Affairs led the Cuban side, and was accompanied by Alba Soto, Director for Europe and Canada, Cuban Ambassador to the EU Norma Goicochea and Director for International Organisations Juan Antonio Quintanilla Roman. Representatives of EU Member States participated in the Dialogue as observers.   Background The Human Rights Dialogue allows both sides to share experiences and best practices, build capacities, and provide training or technical cooperation to address specific issues.   It is one of five political dialogues held under the EU-Cuba Political Dialogue and Cooperation Agreement (PDCA), which is being provisionally applied since 2017. All five political dialogues are preceded by events with civil society. 

«El diálogo proporciona un marco estructurado para debatir abierta y constructivamente la situación de los derechos humanos tanto en Cuba como en la UE, y una plataforma para explorar la cooperación en foros multilaterales sobre desafíos» al respecto, dice la nota.

Sin embargo, en la reunión no fueron admitidas organizaciones independientes cubanas, ni internacionales, como confirmó a DIARIO DE CUBA Erick Jennische, director de programa para América Latina de Civil Rights Defenders.

El comunicado de prensa de la UE ofrece información general del diálogo, en cuya apertura, el representante especial de la UE para los Derechos Humanos, Eamon Gilmore, defendió que los derechos humanos «permanecen en el centro de las relaciones bilaterales UE-Cuba, como se refleja en el ADPC».

Este primer pacto bilateral entre el bloque europeo y La Habana, suscrito en 2016, entró en vigor provisionalmente en noviembre de 2017 y puso fin a dos décadas de la denominada «posición común», que vinculaba todo avance en la relación bilateral a los progresos en democratización y derechos humanos en la Isla.

Sectores de la oposición interna y organizaciones dentro y fuera de la Isla se han pronunciado contra la nueva postura de la UE, que han calificado como de «doble rasero».

Desde que Bruselas y La Habana entraron en las negociaciones a principios de 2014, «nunca ha habido un diálogo formalizado con organizaciones cubanas que no formen parte de la estructura del Gobierno», como han condenado activistas cubanos y el propio Jennische.

Durante el diálogo de este jueves, las dos partes «discutieron el tema de la libertad de expresión y el acceso a la información (…) y el derecho a participar en la dirección de los asuntos públicos en la UE y en Cuba», agrega la nota de prensa.

Según la UE, «ha subrayado la importancia de que todos los ciudadanos puedan de forma libre y asociados expresar sus opiniones y participar en la vida pública».

«La UE y Cuba abordaron los derechos de los grupos vulnerables», asunto en el que Bruselas «enfatizó la necesidad de garantizar la totalidad de los derechos políticos, económicos y sociales para todos».

Las partes también discutieron la promoción de la igualdad de género y las políticas respectivas para luchar contra la violencia de género y la UE «reiteró su compromiso de trabajar con Cuba para lograr sociedades donde todas las personas puedan prosperar, independientemente de su género».

«Ambas partes exploraron oportunidades para una cooperación más estrecha entre la UE y Cuba en foros multilaterales de derechos humanos, como el Consejo de Derechos Humanos y la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas».

Además, la UE y La Habana «intercambiaron puntos de vista sobre la implementación de las recomendaciones del Examen Periódico Universal de Cuba de los últimos años».

El Gobierno cubano suele rechazar las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que considera fruto de «prejuicios» o hechas bajo el «pretexto de la política de bloqueo».

El régimen suele calificar de intromisión en sus asuntos internos las críticas a la situación de los derechos humanos en la Isla y la represión de los disidentes, los cuestionamientos al sistema político impuesto a los cubanos durante casi 60 años y a la falta de mecanismos democráticos en el país.

En esos casos, el Gobierno esgrime la «autodeterminación» como «principio irrenunciable».

En el diálogo de este jueves, añade el bloque comunitario, «la UE y Cuba acordaron explorar una mayor colaboración a través de la asistencia técnica y el intercambio de mejores prácticas, incluso para combatir la violencia contra las mujeres, modernizar el marco regulatorio y mejorar el acceso a Internet».

Según la nota, Bruselas «subrayó el valor de involucrar a un espectro más amplio de organizaciones de la sociedad civil para compartir sus conocimientos especializados y experiencias para encontrar soluciones comunes a desafíos compartidos».

Precisamente, el Diálogo sobre Derechos Humanos fue precedido el miércoles por un seminario donde participó la que el Gobierno cubano presenta como sociedad civil, todos integrantes de organizaciones controladas por las estructuras del régimen.

Según la nota, esos miembros de la sociedad civil cubana y europea «intercambiaron puntos de vista, en particular, sobre los temas de la lucha contra la violencia de género y en la protección de las familias (…) y también visitaron un centro de prevención de violencia de género y rehabilitación de víctimas en Bruselas para intercambiar mejores prácticas y explorar vías de cooperación».

La delegación de la UE, que estuvo encabezada por Gilmore, incluyó también al director gerente adjunto para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Hugo Sobral, así como a otros representantes del SEAE.

Por La Habana, lideró la delegación oficial Rodolfo Reyes Rodríguez, director general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores, acompañado por Alba Soto, directora para Europa y Canadá del MINREX, y de la embajadora de Cuba en la UE, Norma Goicochea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *