El EuroPride logró congregar a cientos de miles de personas en Viena en rechazo a la homofobia y la transfobia.

Centenares de miles de personas vestidas con los colores del arcoíris y acompañados de tamborileros y gaiteros han salido este sábado (15.06.2019) a las calles de Viena para reivindicar los derechos de la comunidad LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales), en un desfile que ha puesto punto y final a la celebración del festival EuroPride.

Bajo el lema «Together&Proud» (JuntosyOrgullo), la capital austríaca ha acogido en este certamen europeo, desde el 1 de junio, numerosos eventos para luchar contra la discriminación sexual. Las nubes predominaban en el cielo de una ciudad azotada por una bochornosa canícula, pero ni las elevadas temperaturas, en torno a los 33 grados a la sombra, del día más caluroso hasta ahora del año, ni la amenaza de un chaparrón que no llegó a caer, mermaron la afluencia.

El número de participantes en la vigésimo cuarta versión vienesa de la Marcha del Orgullo batió todos los récords de sus antecesoras. Entre 300.000 y 500.000 personas, según la televisión pública austríaca y los organizadores, respectivamente, formaron un ancho y largo, alegre y ruidoso corso de unos dos kilómetros de largo que se puso en marcha hacia el mediodía, atascando el tráfico urbano mientras una multitud de turistas se agolpaba para verlo.

«Es una oportunidad de visibilidad muy importante y sobre todo de ver la alegría con la que la gente vive su vida», comentó a Efe una turista peruana que visita la ciudad con su pareja. Ambas contaron que asistieron a varios talleres relacionados de este festival que ayuda a romper «con el estereotipo de que la comunidad LGTBI es completamente enfermiza».

La ganadora de Eurovisión en 2014, Conchita Wurst, ha sido una de las grandes protagonistas de la fiesta. Vestida con un ajustado traje de látex blanco y a bordo de una carroza propia promocionaba el lanzamiento de su nuevo álbum danzando al ritmo de la música.

«La violencia es el arma de los débiles» o «Luchar con nosotros por un mundo que sea amigable con la gente» eran algunos de los carteles que portaban los participantes para recordar que la marcha no es una mera fiesta, sino una manifestación por la igualdad de derechos de las personas con diferentes orientaciones sexuales.

La ganadora de Eurovisión Conchita Wurst fue una de las protagonistas de la jornada reivindicativa y festiva

Con motivo del EuroPride, Viena ha tenido otros detalles con el colectivo, como un paso de peatones con los colores del arcoíris que conecta el edificio del Ayuntamiento con el prestigioso Burgtheater y que permanecerá así pintado de forma permanente.

Esta edición del certamen, la segunda que tiene lugar en Austria, ha servido también para homenajear el 50 aniversario de los disturbios de Stonewall, que se desencadenaron hace 50 años en Nueva York tras una redada en un pub de gais y que dieron origen al movimiento civil por la igualdad de derechos de las personas de diversa orientación sexual.

(EFE)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *