Omara Ruiz Urquiola, expulsada de su puesto docente en el Instituto Superior de Diseño

Con un escueto «Me despidieron», la profesora cubana Omara Ruiz Urquiola dejó saber en su muro de Facebook que el Instituto Superior de Diseño (ISDi), donde trabajaba como profesora universitaria desde hace varios años, la suspendió de su cargo docente.

Ruiz Urquiola informó la semana anterior que las autoridades del ISDi la habían citado a una «reunión extraordinaria» para una supuesta «reorganización docente». «Llevan tiempo acechando», advirtió.

El científico y activista Ariel Ruiz Urquiola, hermano de Omara, quien se encuentra en Alemania en una beca de investigación, comentó en su propio muro de la red social: «No sé los detalles. Lo que sí sé es que sus estudiantes y sus compañeros del claustro la consideraban una extraordinaria profesora, que fue la tiza de oro del instituto, que padeciendo de una enfermedad mortal acrecentada por el Gobierno cubano, no dejó a sus estudiantes sin clases ni a sus compañeros con carga ajena, que hizo cuanto programa de estudio relacionado con la Historia del Diseño y materias relacionadas, que convirtió una asignatura detestable por los estudiantes en la esperada cada semana: semiótica.»

Las reacciones a la denuncia de Omara no se hicieron esperar. El artista Yoan Rivero Olivera, su exalumno, comentó: «¡No lo puedo creer! Fuiste, por mucho, la mejor profesora que tuve en toda mi formación, la que más influyó. ¡Se ha perdido el respeto! (…) Además, lo sufren los que se forman, que no tendrán la oportunidad de conocer lo maravilloso que es estar en tus manos como profesora.»

Omara Ruiz Urquiola padece desde hace más de una década de un carcinoma, y las autoridades de Salud cubanas le han negado el tratamiento en varias ocasiones, una de ellas por denunciar en Estados Unidos la disfuncionalidad del sistema de salud cubano.

Omara viajó en 2018 a Miami con una visa humanitaria concedida por EEUU para recibir asistencia médica para su delicado estado de salud, así como para denunciar «las arbitrariedades y abusos del sistema médico de la Isla».

En declaraciones que ofreció durante su estancia, dijo que llevaría ante las organizaciones Mundial de la Salud (OMS) y Panamericana de la Salud (OPS) las «irregularidades» en su tratamiento contra el cáncer.

(Tomado de Diario de Cuba)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *