Corriente Martiana hace un llamado a las Naciones Unidas para que nombren un Relator Especial de Derechos Humanos para Cuba

La organización de la Sociedad Civil Cubana, Corriente Martiana, que le dirije Moises Leonardo Rodriguez ha hecho una petición formal al Consejo de Derechos Humanos de la ONU para que sea nombrado un Relator Especial de Derechos Humanos para Cuba en la 43ª sesión del Consejo de Derechos Humanos (DDHH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Con este nombramiento se pretende aliviar el persistente cuadro de violaciones sistemáticas e institucionalizadas de los DDHH en este país.

En el texto divulgado por la Organización, dice que en los informes a la ONU el gobierno cubano dice consultar a organizaciones de la sociedad civil pero resulta que las organizaciones denominadas oficialmente “sociales y de masas”, que la oficialidad considera como sociedad civil, se reducen a poleas transmisoras de la voluntad del partido y gobierno y ejercen el control de toda la vida social, incluida la familiar y la privada, e incluso sus miembros participan en acciones represivas ocasionalmente como son los denominados mítines de repudio.

Así mismo denuncia que Los defensores de derechos humanos, periodistas, sindicalistas, artistas, activistas por los derechos LGBTI, contra todas las formas de discriminación racial, religiosos y otros actores de la sociedad civil realmente no gubernamentales, no son reconocidos como tales en la práctica y se les ha negado, o ignorado, la inscripción en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia en los casos que lo han solicitado y son considerados contrarrevolucionarias, agentes del enemigo, mercenarios y otros descalificativos y son además objeto de control y represión de forma permanente.

La Corriente Martiana es una institución de la sociedad civil cubana no reconocida, sin fines de lucro, con sede en Cuba, y que tiene como misión la promoción de los derechos humanos, conforme a las normas y procedimientos de Naciones Unidas, a través de la educación presencial y a distancia, la distribución de materiales educativos e informativos impresos y digitales y la realización de incidencias sobre los decisores con enfoque de derechos humanos.

A continuación el texto íntegro presentado por Corriente Martiana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *